Mario Menéndez Piñeiro

Lo que hace siete u ocho años pudieran haber resultado desechos electrónicos en cada jornada de trabajo, se han ido convirtiendo en figuras de gran atractivo, gracias a la musa que acompaña con mucho ímpetu a Mario Menéndez Piñeiro (Mayito), santacruceño que lleva varios años dedicándose a la electrónica, después de haber dejado el fogoso camino de las pesas, especialidad deportiva donde obtuvo favorables resultados.

Presta sus servicios técnicos en Copextel, en sus pocos momentos libres se distrae para dejar fuera de sí el estrés del día. “Yo veía las formas de las placas, los interruptores, los circuitos integrados, transitores, resistencias, fusibles, diodos… y me surgían ideas, es así como iba convirtiéndolos en animales, deportistas, medios de transporte… construía todo lo que me venía a la imaginación”, indica animoso.

Desde entonces los materiales inservibles no van a parar a la basura, se quedan en mejor sitio para darle una fructífera utilización. Su familia lo estimula a continuar, sus amigos y conocidos critican positivamente su agilidad artesanal. “Lo primero que hice fue una pareja de perros, habían unos integrados que tenían esa imagen y los convertí en canes”.

Este pasatiempo le sirve a Mayito de terapia, con artística paciencia va logrando lo que desea, esto lo reconforta para crear al por mayor, con el regocijo de la exactitud. Tiene guardadas en su hogar más de Cien representaciones. Ahora “expongo en mi local de trabajo otras 50 dedicadas al medio siglo de existencia de nuestra Revolución”, manifiesta el diestro electrónico.

Lo más representativo son las torres gemelas con un iglesia entre ambas, “significa que los que hicieron ese acto terrorista tendrán que confesarlo algún día”. En otras diminutas figuras están caracterizadas el Quijote, la orquesta cubana la Charanga Habanera, animales prehistóricos, personajes de ficción como el Zorro y el Llanero Solitario, cangrejos, babosas, gallos finos, iguanas, alacranes y otros, endémicos de la fauna cubana.

Desea que sus creaciones lleguen a los pioneros, considera que cuando ellos las vean los va a estimular a conocer los diversos componentes que tienen los radios, los televisores, las grabadoras, etc, eso los va a incitar a buscar equipos obsoletos en sus residencias para intentar crear, eso les va a despertar a muchos la vocación por esa especialidad técnica.

“Yo no soy un artistas, asevera, pero creo que a nadie se le había ocurrido hacer esto”. Pero lo que mis ojos constataron y pude tomar con la cámara fotográfica, me lleva a afirmar que sí es un artífice, con su actividad autodidacta a demostrado que muchas cosas tiradas al montón pueden seguir siendo útiles para la satisfacción personal y el bien colectivo.

Mario Menéndez Piñeiro quiere que su variada obra se adentre en la cultura local y tome espacio en el Movimiento de los Creadores del Futuro, integrado por la joven generación. Auguramos que resultará exitoso, bien merece reconocer lo que con amor se hace.

Artículo: Convierte Mario Menéndez Piñeiro desechos electrónicos en atractivas figuras, de Raúl Reyes Rodríguez.